Con este articulo queremos hacerte reflexionar sobre tus hábitos de consumo, en general y sobre todo en la moda.

Porque aunque te resulte difícil de creer el valor de una prenda no lo determina el precio que pagas por ella, sino el uso que le das.

Vamos a poner un ejemplo: Una camiseta de 15€ puede resultar carísima y un jersey de 150€ el chollo del siglo, todo depende de las veces que lo uses.

Actualmente el precio es el factor decisivo en la decisión de compra de la mayoría.

Sin embargo, seguro que tu armario está lleno de ropa “carísima”que piensas que ha sido un ”chollazo” pero que te has puesto poco o incluso aun esta con su etiqueta.

La única forma de saber si lo que has comprado es barato o caro es calculando su “coste por uso”, es decir, precio dividido entre el  número de veces que lo usas. 

No lo pienses vete a tu armario y haz la prueba

– Cuáles son tus prendas fetiche, las que vistes continuamente, o con las que más a gusto te encuentras.

– Cuáles solo te pones de vez en cuando.

– Cuáles nunca te pones o aun están con etiquetas (normalmente compradas en rebajas porque “estaban baratísimas”

Seguro  que el jersey de 150€ que te has puesto 20 veces es tu prenda más barata en el armario y que tu camiseta 15€ la más cara.

Abre tu armario y calcula el coste por uso de tus prendas te darás cuenta de que muchas veces lo barato sale caro y lo caro, a la larga, resulta ser una ganga.

            Si todo esto no te ha hecho reflexionar sobre tus hábitos de consumo, piensa que:

 La producción de ropa de temporada, con una vida útil cada vez más corta, está disparando la generación de residuos textiles en el mundo. Y en la mayoría de casos no reciclable.

            La sostenibilidad medioambiental también se ve afectada por el consumismo sin cabeza, por comprar más barato no siempre sale más rentable, las prendas buenas tienen mejor reciclado que las baratas.

PIENSA EN EL FUTURO DE NUESTRO PLANETA, CONSUME CON LA CABEZA, NO CON LA CARTERA, GRACIAS.